La región y la ciudad

Cataluña está situada en el noreste de la Península Ibérica. Los Pirineos delimitan la frontera norte, la frontera oriental es el Mar Mediterráneo, y linda al oeste con Aragón y al sur con Valencia.

Cataluña se identifica a sí misma como una nación, una palabra que significa un área geográfica e histórica cuyos habitantes comparten un lenguaje común y una cultura común.

Cataluña ha sido y es un país de pleno derecho. Su historia, su antigua fuerza política y su independencia, son todos factores que han contribuido a forjar una cultura notablemente distinta a las de otras partes de España. La cultura catalana es primordialmente mediterránea, más influenciada por los asentamientos griegos y romanos que por el legado musulmán, al contrario que en el resto de España.

Como comunidad autónoma en la estructura política moderna de España, Cataluña tiene su propia institución gubernamental, la Generalitat, que está compuesta por el Parlamento, el presidente de la Generalitat y el Consejo Ejecutivo, el gobierno.

Existen dos lenguas oficiales en Cataluña: el catalán, una lengua romance derivada del latín, y el castellano o español. Con un cierto conocimiento de francés, italiano o español, a cualquier visitante le resultará fácil entender el catalán.

Es bien sabido que Cataluña es de gran importancia económica para el resto de España. Con una superficie de 32.000 km2 (un área similar a Bélgica), lo que equivale a sólo el 6,3 % del conjunto de España, tiene no obstante un 15 % de la población (alrededor de 7 millones de habitantes) y el 25 % de su industria. En términos europeos, el volumen de la economía de Cataluña es mayor que la de Portugal o Irlanda, y es comparable a la de Grecia. Cataluña está considerada el “motor económico” de España, ya que jugó un papel dirigente en la revolución industrial española. Junto con Rhone-Alpes, Lombardía y Baden-Württemberg, Cataluña es también uno de los denominados “cuatro motores” de Europa.

Girona es una de las cuatro provincias que, junto con Barcelona, Tarragona y Lleida, conforman la Comunidad Autónoma de Cataluña. Cada provincia, a su vez, está dividida en comarcas. Las de la provincia de Girona son: el Gironès, la Selva, el Pla de l’Estany, el Alt Empordà, el Baix Empordà, la Garrotxa, el Ripollès y la Cerdanya. En conjunto, encierran algunos lugares de fama mundial.

La costa de Girona, que se extiende a través del Empordà, es universalmente conocida como la Costa Brava, uno de los destinos turísticos preferidos por los turistas de todo el mundo. Extendiéndose más de doscientos kilómetros, sus áreas naturales intactas y sus jardines botánicos se alternan con pueblos de pescadores y las urbanizaciones cosmopolitas. En el Alt Empordà, el Museo Dalí de Figueres es uno de los museos más visitados de España, y la Antigüedad se nos hace presente en Empúries, rico yacimiento de restos romanos y griegos. Hacia el interior, hay montañas muy variadas y bosques (la Cerdanya), donde se puede esquiar en invierno, parques naturales protegidos, una de las zonas volcánicas más importantes de Europa (la Garrotxa) y un lago que albergó las competiciones de remo de los Juegos Olímpicos de 1992 (Banyoles, el Pla de l’Estany).

La ciudad de Girona es la capital de la provincia. Se encuentra en el Gironès, en las orillas de los ríos Ter y Onyar. Con una población de unos 87.000 habitantes, es una pequeña ciudad que aún conserva la calidad de vida que se ha perdido en algunas más grandes. Se trata de un bullicioso centro administrativo y universitario, un polo de atracción comercial y cultural, con la más alta calidad de vida en Cataluña y casi de toda España. Se encuentra situada en un lugar privilegiado, a sólo una hora de Barcelona y a menos de la frontera francesa, y a unas dos de los Pirineos. Fundada por los romanos, es una de las ciudades más antiguas de Cataluña, con más de 2.000 años de historia. ¡La historia de Europa! En la Catedral se encuentra la silla llamada “de Carlemany” (Carlomagno, Karl de Grosse, Karel de Grote...). Pero no es el único tesoro en la ciudad. Su casco antiguo excepcional es un monumento continuo de templos, campanarios, casas, palacios y murallas, y contiene una de las juderías medievales mejor conservadas de Europa.

Y esas son sólo algunas de las razones que hacen de Girona un gran lugar para vivir! Tú mismo, tú misma vas a descubrir más.

Más información (en inglés y catalán) sobre Cataluña en general y la ciudad de Girona, se puede encontrar en las siguientes URL: