Protección de conocimiento

La licencia

La investigación pública genera nuevo conocimiento y hace difusión inmediata a través de las publicaciones científicas. Ahora bien, la difusión rápida de este conocimiento puede impedir que se aplique en el ámbito industrial. Determinadas invenciones que podrían ser importantes para la sociedad (por ejemplo, un medicamento) pueden perder su valor comercial si se publican antes de ser protegidas.

Al mismo tiempo, las universidades deben rentabilizar su patrimonio relacionado con la investigación. La codificación y protección de la investigación permiten transferirlo posteriormente al entorno comercial.

Una primera idea es, pues, proteger antes de publicar.

¿Cuándo hay que proteger los resultados de investigación?

La OITT asesora sobre el mejor momento para proteger los resultados. De todos modos, siempre habría que planificar los proyectos de investigación o las tesis doctorales pensando en la posible protección y transferencia de los resultados. Se tendría que hacer un primer análisis de los resultados a mitad del proyecto (por ejemplo, entre el primer y el segundo año en un proyecto de tres años) y un análisis definitivo al final de la investigación. En cualquier caso, siempre antes de la publicación o presentación de la tesis.

La Universidad de Girona forma parte, desde el momento en que se creó, de la Red de Promotores de la Propiedad Intelectual e Industrial (PI), promovida por el CIDEM de la Generalitat de Catalunya.

Esta red tiene como objetivo fomentar la cultura de las patentes en el entorno universitario y ayudar a explotar comercialmente, a través de licencias, la propiedad intelectual e industrial surgida de las universidades.

La licencia de los resultados protegidos

Un aspecto importante es que proteger no es un fin en sí mismo, sino un medio para conseguir un objetivo: transferir los resultados protegidos al mercado. Si se consigue vender la patente a una empresa, esta cesión se hará mediante un contrato de licencia de explotación de la invención.

La idea básica es que no tiene sentido proteger si no se quiere licenciar la invención.


Mecanismos de protección

¿Cómo se protege la propiedad intelectual?

A diferencia de los activos como la tierra, los edificios y la maquinaria, que son tangibles y pueden ser tocados, vistos y oídos, la propiedad intelectual (productos de la mente) es intangible. Ahora bien, igual que con cualquier otro tipo de propiedad, también hay derechos de propiedad de estos activos intangibles.

En el mundo anglosajón, el término propiedad intelectual engloba tanto los derechos de autor y afines (copyright) como los derechos de la propiedad industrial. No sucede lo mismo en España, donde la propiedad intelectual se refiere únicamente a los derechos de autor. Por lo tanto, si se quiere englobar tanto los derechos de autor como los de la propiedad industrial, hay que indicar los dos conceptos.

Si hay derechos de propiedad, debe haber mecanismos de protección. ¿Cuáles son estos mecanismos?

Mecanismos de protección

  1. El secreto industrial
  2. Los modelos de utilidad
  3. Las marcas y otros signos distintivos
  4. Los modelos y dibujos industriales
  5. La propiedad intelectual (el registro de la propiedad intelectual o copyright)
  6. Las patentes
  7. Las variedades vegetales
  8. Los productos semiconductores

Unos mecanismos protegen el conocimiento genérico (secreto industrial), y los otros, invenciones (patentes y modelos de utilidad), creaciones de forma (modelos y dibujos), creaciones artísticas, literarias y científicas (propiedad intelectual) y, finalmente, aspectos comerciales (marcas y signos distintivos).

La propiedad intelectual (copyright)

La propiedad intelectual se refiere a las creaciones literarias, artísticas o científicas.

Los derechos de propiedad intelectual se adquieren por el solo hecho de la creación de la obra y no se requiere ningún tipo de inscripción o registro para defender estos derechos (es la diferencia con la propiedad industrial). Pero puede ser necesario notificar a terceros que los derechos de explotación de la obra están reservados. Por lo tanto, se inscribe en el Registro de la Propiedad Intelectual. Esto es recomendable, puesto que, en caso de plagio, es mucho más fácil probar el derecho de propiedad. Además, a diferencia de las patentes, los trámites son sencillos y no son caros.

Regulación

La regulación de la propiedad intelectual corresponde al RD 1/1996, de 12 de abril. En el artículo 10 de este RD se exponen cuáles son las creaciones objeto de propiedad intelectual:

Artículo 10: Son objeto de propiedad intelectual todas las creaciones originales literarias, artísticas o científicas expresadas por cualquier medio o apoyo, tangible o intangible, actualmente conocido o que se invente en el futuro, entre las cuales las siguientes:

  • Libros, impresos, escritos, discursos y conferencias, explicaciones de cátedra, etcétera
  • Composiciones musicales
  • Obras teatrales
  • Obras cinematográficas y audiovisuales
  • Esculturas, pinturas, dibujos, grabados, cómics, etcétera
  • Proyectos, planos, maquetas y diseños de arquitectura e ingeniería
  • Gráficos, mapas y diseños relativos a la ciencia en general
  • Obras fotográficas
  • Programas de ordenador

Corresponde al autor el ejercicio exclusivo de los derechos de explotación de su obra y, en especial, los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación, que no podrán ser realizados sin su autorización.

Duración

Los derechos de explotación de la obra durarán toda la vida del autor y hasta 70 años después de su muerte.

Transmisión de los derechos

Los derechos de explotación de una obra pueden ser transmitidos.

Autor asalariado

La transmisión al empresario de los derechos de explotación de una obra creada al amparo de una relación laboral se rige por lo que pactan las partes en el contrato. Si no hay pacto escrito, se supone que son del empresario.

Programas de ordenador

En este caso, el autor del programa puede ser una persona física, pero también una persona jurídica.

Cuando un trabajador de una empresa crea un programa de ordenador en el ejercicio de sus funciones, el programa será propiedad de la empresa.

Duración de las protecciones de los programas

  1. Si el autor es una persona física, la vida del autor y hasta 70 años después de su muerte.
  2. Si el autor es una persona jurídica, 70 años, contados a partir del día 1 de enero del año siguiente al de la divulgación del programa.

Las patentes

Una patente es un privilegio temporal de explotación en exclusiva que el Estado concede por aquello que se "reivindica" en la solicitud de la patente si esta se ajusta a la ley. Es, pues, el derecho a un monopolio o el derecho a impedir a otros la explotación industrial o comercial de una invención.

Este privilegio tiene una duración de 20 años desde la fecha de solicitud.

A cambio del derecho, y con el objetivo de fomentar el desarrollo tecnológico del país, el inventor debe hacer pública su invención con el máximo detalle. De hecho, la descripción de la patente debe ser suficiente para que un experto en la materia pueda reproducirla.

Los requisitos que debe cumplir una invención para que la patente sea concedida son los siguientes:

  • Novedad: la invención no tiene que estar comprendida dentro del estado de la técnica antes de la fecha de presentación de la solicitud de la patente, es decir, no se puede haber hecho accesible al público en España o en el extranjero mediante una descripción oral o escrita, por una utilización o por cualquier otro medio.
  • La invención no tiene que resultar del estado de la técnica de una manera evidente para un experto en la materia. Para ver si se cumple este requisito, se deben analizar todos los conocimientos anteriores a la fecha de solicitud de patente que comprende el estado de la técnica y ver si cualquier experto en la materia puede llegar a la invención.
  • Aplicación industrial: el objeto de la invención tiene que ser susceptible de explotación industrial. La invención debe tener utilidad práctica.

Derecho negativo

No permite que el propietario haga, sino que impide que otros hagan. La patente no es, pues, una autorización u homologación (aspecto importante en biotecnología: el genoma humano).

Tipos de patentes

Las patentes pueden ser de producto, de procedimiento o de uso.

Tratados internacionales más importantes

  1. Convenio de la Unión de París (1883)
  2. Convenio de Múnich o Convenio de la Patente Europea (1973) (España, 1986)
  3. Acuerdo internacional en materia de patentes (PCT) (1970) (España, 1989)
  4. Acuerdo para los aspectos de los derechos de propiedad intelectual relacionado con el comercio (TRIPS o ADPIC, de GATT)

Convenio de la Unión de París: incluye 140 países (1999). Una solicitud nacional permite disponer de doce meses de prioridad en cualquiera de estos países (periodo que permite decidir los lugares donde se quiere patentar).

Convenio de Múnich: permite, con una sola solicitud, patentar en los dieciocho países signatarios. A pesar de ser un procedimiento único, se conceden tantas patentes como estados designados. Si son más de cinco, sale más económico que hacerlo individualmente.

PCT: permite, con una única solicitud, iniciar el proceso en 121 países (2003).

La prioridad

La fecha de presentación de la solicitud de patente define una fecha de prioridad de doce meses a escala internacional gracias al Convenio de la Unión de París. Eso significa que el inventor dispone de doce meses a partir de la presentación de una patente nacional para decidir si la extiende a escala internacional. Este tiempo permite valorar la viabilidad técnica y económica de la invención y analizar los diferentes mercados para decidir a qué países se tiene que extender la patente. Este plazo se puede alargar dieciocho meses más, es decir, puede llegar a los treinta meses, si se sigue la vía PCT después de la nacional.

Vías para la solicitud de una patente

La protección de las invenciones se iniciará con la solicitud nacional. Para la extensión de las patentes al extranjero se utilizará, preferentemente, la vía de la solicitud internacional.

Proceso de protección en la UdG

En el caso de la UdG, la normativa que establece el procedimiento para el reconocimiento de las invenciones fruto de la labor investigadora del personal académico, así como la regulación de la gestión de las patentes y licencias que se deriven, es el Reglamento de patentes (aprobado por la Junta de Gobierno el 17 de julio de 1997).

Cuando un investigador o grupo de investigación disponga de un resultado que quiera publicar, leer en una tesis o presentar en un congreso como comunicación, o que considere que tiene interés industrial, el responsable se tendrá que poner en contacto con la OITT. En este momento, la OITT iniciará el proceso de protección tan rápido como sea posible para no obstaculizar las posibilidades de publicación, lectura de tesis, etcétera.

El primer paso para obtener una patente consiste en presentar una solicitud de patente. La solicitud de patente contiene, en general, el título de la invención, así como una indicación sobre su ámbito técnico, e incluye los antecedentes y una descripción de la invención, en un lenguaje claro y con detalles suficientes para que una persona con un conocimiento medio del ámbito en cuestión pueda utilizar o reproducir la invención. Estas descripciones se acompañan, generalmente, con materiales visuales como dibujos, planos y diagramas que contribuyen a describir más adecuadamente la invención. La solicitud contiene, asimismo, varias "reivindicaciones", es decir, información que determina el alcance de la protección que concede la patente.

Marco legal

Reglamento de patentes de la Universidad de Girona
Regulación del reconocimiento de las invenciones derivadas de la función investigadora del personal académico de la UdG aprobado por Junta de Gobierno en la sesión n.º 9/98, de 5 de noviembre de 1998

El artículo 20 de la Ley 11/86, de 20 de marzo, de patentes de invención y modelos de utilidad (BOE n.º 73, de 26 de marzo de 1986) establece que corresponde a la Universidad la titularidad de las invenciones realizadas por su personal académico como consecuencia de su función investigadora.

En este sentido, hace falta establecer el procedimiento para el reconocimiento de las invenciones fruto de la labor investigadora del personal académico de la UdG, así como regular la gestión de las patentes y licencias que se deriven.

En consecuencia,

SE ACUERDA

Primero

Corresponde a la UdG la titularidad de las patentes y de los modelos de utilidad obtenidos por medio de la tarea investigadora realizada por su personal académico, de acuerdo con lo que dispone el arte. 20.2 de la mencionada Ley 11/86, sin perjuicio de aquello que prevé el artículo 5 de esta normativa.

Segundo

1. El vicerrectorado encargado de la investigación es el órgano competente para determinar el interés de la Universidad en los resultados obtenidos, la asunción de la gestión de su protección y los ámbitos territoriales y temporales en que se responsabilizará de su mantenimiento.
2. El vicerrectorado mencionado podrá pedir el asesoramiento y los dictámenes, tanto internos como externos, que considere convenientes.

Tercero

  1. Cuando un investigador o grupo de investigación obtenga unos resultados susceptibles de ser protegidos por la normativa de propiedad industrial, en cualquiera de sus modalidades, lo comunicará a la Oficina de Investigación y Transferencia Tecnológica (OITT) de la UdG.
    La OITT notificará al vicerrectorado encargado de la investigación la solicitud de protección y la acompañará de un informe y de la documentación que considere adecuada.
  2. El vicerrectorado mencionado comunicará al investigador, en un plazo máximo de 60 días contados desde la recepción de la solicitud en la OITT, la aceptación o no por parte de la Universidad de la protección de los resultados de la investigación. En caso de aceptación, la comunicación especificará el ámbito geográfico y temporal en el que se compromete a mantener los derechos.
  3. En caso de que el vicerrectorado mencionado considerara la falta de interés en la protección de los resultados presentados, trasladaría la solicitud y las consideraciones de esta misma protección a la Comisión de Investigación. 
  4. La Comisión de Investigación elevará una propuesta a la Junta de Gobierno, que tomará un acuerdo definitivo.

El acuerdo de la Junta de Gobierno se comunicará a las personas interesadas a través de la Secretaría General de la Universidad.

Cuarto

  1. En el caso de que la Universidad decida no asumir sus derechos sobre la invención, el investigador podrá gestionarla y comercializarla libremente.
  2. Cuando la Universidad ceda los derechos al investigador, la Universidad tendrá derecho a una participación en los beneficios, tal como especifica el apartado 6 del artículo 20 de la Ley 11/86 de patentes de invención y modelos de utilidad.
  3. Siempre que se determine la cesión de los derechos sobre las invenciones, sean a favor del investigador o a favor de terceros, esta cesión será acordada por el Consejo Social.

Quinto

La participación de la UdG en los beneficios que se puedan producir en aplicación del apartado 3 del artículo anterior se establece en el 20 %.

Sexto

Como criterio general, y en relación con las patentes consideradas de interés por la Universidad, la UdG queda obligada a lo siguiente:

a) Gestionar la inscripción de los resultados en los registros correspondientes y hacerse cargo de los gastos que se deriven como mínimo durante el periodo de prioridad a escala mundial (12 meses).
b) Buscar las empresas interesadas en los resultados protegidos.
c) Negociar, con la colaboración del autor, la licencia de explotación con criterios de máxima rentabilidad.

Séptimo

Si a lo largo de los 12 meses siguientes al registro de la solicitud de patente española (periodo que otorga el derecho de prioridad a escala mundial) ninguna empresa o persona se interesa por adquirirla y obtener la licencia de uso, la UdG cederá los derechos a los investigadores correspondientes.

Octavo

1. Los beneficios obtenidos por todos los conceptos, en la licencia de uso, la cesión o la explotación de las patentes o modelos de utilidad de las invenciones desarrolladas en la Universidad, se distribuirán de la manera siguiente:

a) 33 % para el investigador o investigadores
b) 33 % para el grupo o grupos de investigación a los que pertenezcan los investigadores como financiación complementaria a los proyectos de investigación que lleven a cabo
c) 14 % para el fondo de mantenimiento de patentes
d) 20 % para el fondo general de la Universidad
2. Los beneficios reconocidos para el investigador se extenderán mientras dure la situación en activo y cualquier otra situación administrativa, y durante su jubilación.
3. En caso de que haya varios inventores o autores, estos indicarán por escrito a la Oficina de Investigación y Transferencia Tecnológica cuál tiene que ser su participación en el 33 % que les corresponde. Si no lo especifican, se realizará un reparto equitativo.

Noveno

  1. Cuando los resultados susceptibles de ser protegidos se hayan obtenido en colaboración con investigadores o grupos de investigación de otras universidades o centros públicos de investigación (convenios interuniversitarios), los investigadores informarán de la parte que, respecto del total, corresponde a la UdG.
  2. La Universidad formalizará el convenio de colaboración con la otra entidad para regular todos los aspectos relacionados con la copropiedad. La distribución de los beneficios correspondientes a la UdG se hará en las mismas proporciones indicadas para los casos anteriores.

Décimo

En caso de que algún miembro del personal académico de la UdG cediera a la Universidad los derechos de propiedad intelectual de su obra artística, literaria o científica, la Universidad actuaría de la misma forma que con la propiedad industrial.