Facultad de Educación y Psicología

Prácticum y Trabajo de Fin de Grado

Trabajo de fin de grado

Cada uno del estudios de la Facultad de educación y psicología, contiene en su plan de estudios un prácticum. Un prácticum con la consideración de asignatura, que supone una estancia de una duración significativa en un centro donde se desarrolla la profesión para la cual nos preparamos: maestro, educador social, pedagógico o psicólogo.

Desde la coordinación de cada uno de los estudios, así como desde la coordinación de prácticum, se vela para que la calidad de las estancias en prácticas sea alta, para que el abanico de centros de prácticum sea ancho. Procuramos fortalecer día a día nuestros vínculos con el mundo profesional, convencidos de que es para las profesiones y para los futuros profesionales, que trabajamos en la Universidad.

Tenemos también una vocación internacionalista; facilitamos que aquellos estudiantes que se lancen, hagan su prácticum en centros o proyectos en el exterior, siempre que se cumplan unas condiciones mínimas.

Características comunes de los prácticums de los estudios

El prácticum, eje vertebrador de los planes de estudios

Una parte muy importante de las personas que se matriculan en la Universidad lo hace con la vista puesta en una profesión. Las aulas pueden propiciar la construcción de un cojín importante de conocimientos en esta dirección, pero es necesario velar por un nexo sólido y claro entre esta base y el ejercicio de la profesión para la cual queremos formar a las personas. Aquí aparece el prácticum, como el auténtico eje vertebrador de los estudios de cada titulación, encaminados a la preparación para un ejercicio profesional con el máximo grado de competencia posible.

La imbricación de los conocimientos que facilita la actividad académica con los que proporciona el ejercicio profesional tiene que ser la base de la excelencia que tenemos que buscar en la formación inicial.

El Espacio Europeo de Educación Superior. La formación a lo largo de la vida

En la situación actual, de camino hacia un Espacio Europeo de Educación Superior, se pone todavía más énfasis en la relación que tiene que tener la formación inicial con el futuro ejercicio profesional. Ante este planteamiento, hace falta que estudiantes y profesores encauzamos nuevos procedimientos de enseñanza y de aprendizaje. El prácticum, por sus propias características, es un campo propicio para profundizar en esta nueva dimensión del aprendizaje colaborativo y contextualizado, a la vez que potenciador de la autonomía de cada estudiante.

La formación a lo largo de la vida es otro de los principios de la convergencia europea universitaria. Una formación professionalitzadora tiene que entrenar a las personas para mantener firme y viva la conexión entre la formación inicial y la formación continua. Una vez más el prácticum aparece como un instrumento de un gran potencial, para hacer de puente entre ambos conceptos.

Desarrollo ágil y funcional

Para definirlo brevemente, el desarrollo del prácticum de cualquiera de los estudios de la FEP sigue los siguientes grandes pasos:

  • La Facultad da a conocer a los estudiantes las plazas que los centros de prácticas ofrecen para el curso siguiente. Esta publicidad se da usualmente entre los meses de abril y mayo.
  • Cada estudiante tiene ocasión de seleccionar, de entre las plazas disponibles, aquella o aquellas que más se adecuan a sus intereses y necesidades. En este punto cada Estudio tiene desarrollados sus propios mecanismos de adjudicación que, en cualquier caso, son estructurados y conocidos por todo el mundo antes de aplicarlos. Se procura que la adjudicación de una plaza a cada estudiante esté hecha antes de acabar el curso académico, a fin de que todo el mundo conozca su lugar de prácticas antes del verano anterior al año en el cual se hacen las prácticas.
  • Desde la Coordinación de Estudios se asigna un tutor académico al prácticum de cada estudiante. En algunos casos esta asignación se llega a hacer antes de acabar el curso, y en algunos otros se lleva a cabo durante las primeras semanas de curso de realización del prácticum.
  • A partir de este momento, y siguiendo la temporización propia de cada Estudio, viene el inicio del prácticum. Desde este momento se constituye un equipo formado por el estudiante, su tutor académico y su tutor profesional que, en el marco de plan de prácticum correspondiente, es autónomo para tomar las decisiones de realización concreta del prácticum. Entendemos, así, que en cierta manera el prácticum de cada estudiante es único y puede rentabilizarse tanto como lo impulse el equipo que acabamos de mencionar.

Mejora e innovación

Tomando como punto de partida el Plan de Mejora del Prácticum que desarrolló la Facultad a partir del año 2000, y las evaluaciones que se hicieron de su implementación, así como de los informes que el curso 2004-2005 se contagiaron expresamente, la Comisión de Prácticum ha definido las líneas de mejora en las cuales será interesante profundizar. Todas ellas tienen que ver con el acercamiento entre el mundo académico y el profesional, desde la particularidad de cada Estudio, entendiendo que su cohesión tiene que dar como resultado una buena formación inicial.

Evaluación y calificación

La evaluación y el seguimiento de las estancias en prácticas tienen que ser también un instrumento formativo de primer orden a la hora de estar atentos al trabajo para la mejora. Es en este sentido que la Facultad, a través de cada Coordinación de Estudios y de la Coordinación de Prácticum, más allá de los procesos evaluativos que cada plan de prácticum contempla, está abierta a todos los comentarios y propuestas de mejora que cualquier persona implicada en el prácticum considere pertinentes: estudiantes, tutores académicos y tutores profesionales.

Acuerdo para la exención de la estancia externa de las prácticas curriculares

Recomendaciones por la grabación de audio y de imágenes en el marco de los estudios en la FEP y muy especialmente en los trabajos de prácticas, TFG y TFM